Asonada yanqui traidora con esbirros colombianos

Print Friendly

Cyrano en Español

CORRESPONSAL ESPECIAL DESDE ECUADOR: DAX TOSCANO

Ni la traición ni la brutalidad de la alianza gringa-oligárquica podrá detener el avance justo de las masas de Colombia y Latinoamérica. Todos debemos saludar a los bravos combatientes del FARC hacer realidad el suenõ bolivariano. No pasaran!

EEUU dirige los crímenes perpetrados por el Estado terrorista colombiano

Por Dax Toscano (trocaslar@yahoo.com) La matanza perpetrada contra 23 guerrilleros del Frente 48 de las FARC, en la que murieron, entre otros, el Comandante Raúl Reyes y el insigne compositor de la música fariana, Julián Conrado, tiene como principal responsable al imperialismo yanqui, autor intelectual y material de este crimen. FOTO: Presidente de Colombia Alvaro Uribe, monigote del imperialismo norteamericano y de la oligarquía latinoamericana.  Nótese la bandera de EE.UU. junto a la Colombiana. >>>

Para Estados Unidos, Colombia es una zona de interés geoestratégico. Una vez más la codicia por el petróleo y, en general, por los recursos naturales que posee nuestro hermano país, le han convertido en uno de los objetivos principales de la política intervencionista gringa. Además, la ubicación geográfica de Colombia es importante para EEUU, puesto que constituye un enclave indispensable para el control militar gringo de toda la región.

Los Estados Unidos tienen en la actualidad tres bases militares en territorio colombiano: Tres Esquinas en el Departamento de Caquetá, otra en el sitio denominado Florencia, igualmente en el Departamento de Caquetá y una tercera ubicada en la Hacienda Larandia, en el Departamento de Meta, en la ciudad de Villavicencio. En esta Base están acantonadas las unidades de aviación que combaten a las FARC y, también, la llamada “inteligencia técnica”del Pentágono.

[http://www.aporrea.org/internacionales/n98586.html] NP

De igual manera hay presencia de soldados norteamericanos, asesores gringos, agentes de inteligencia y boinas verdes entrenando a las fuerzas represivas colombianas, aunque también hay asesores israelíes expertos en prácticas de contrainsurgencia y de tortura.NPHay que señalar también que el ejército colombiano es el que más dinero recibe en América Latina por parte del gobierno estadounidense. A nivel mundial es el tercero, luego del de Israel y Egipto. La participación de Estados Unidos en el ataque al campamento de las FARC perpetrado en la madrugada del sábado 1 de marzo de 2008, en territorio ecuatoriano, se ha hecho pública a través de las propias Fuerzas Armadas colombianas.

El periódico Granma del 3 de marzo de 2008 pública que:NP“El gobierno de Estados Unidos colaboró con información que condujo a la muerte en Ecuador del líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, en violación a la soberanía de esa nación. Una alta fuente del Ministerio de Defensa colombiano reveló a la AFP este lunes que una agencia estadounidense fue la que alertó, hace varias semanas, sobre la existencia de un teléfono satelital usado esporádicamente por Reyes. “Estados Unidos suministró la identificación del teléfono satelital a los organismos de inteligencia de la Policía, que a su vez procesó dicha información y se encargó de establecer la ubicación del teléfono. También aportó los informantes”, precisó la fuente que solicitó el anonimato.”

Fidel Castro ha denunciado este acto cobarde: “El imperialismo acaba de cometer un monstruoso crimen en Ecuador. Bombas mortíferas fueron lanzadas en la madrugada contra un grupo de hombres y mujeres que, casi sin excepción, dormían. Eso se deduce de todos los partes oficiales emitidos desde el primer instante. Las acusaciones concretas contra ese grupo de seres humanos no justifican la acción. Fueron bombas yanquis, guiadas por satélites yanquis.”La intromisión criminal de los Estados Unidos data de tiempo atrás. En 1903 el “Águila del Norte” pretendió imponer a Colombia un tratado por medio del cual se exigía a este país ceder la soberanía de una parte de su territorio a los yanquis para la construcción de un canal transoceánico. Cuando el Congreso colombiano se negó a aceptar el tratado Herrán-Hay, los EEUU propiciaron la división de Colombia. El movimiento separatista panameño proclamó su independencia el 3 de noviembre de 1903. El 13 de noviembre del mismo año, Estados Unidos reconoció formalmente la formación de la República de Panamá. FOTO: FARC guerrillas.

En el año 1964 el gobierno colombiano de Guillermo León Valencia daba a conocer el inicio de la denominada “Operación Marquetalia”, cuyo propósito fue aniquilar a los grupos campesinos formados por guerrilleros amnistiados bajo el gobierno de Rojas Pinilla que, sin entregar las armas, se habían autoorganizado para llevar adelante tareas agrícolas y comunitarias en las zonas de Marquetalia, Riochiquito, Guayabero y El Pato.

El Estado Colombiano les acusó de pretender formar una “República Independiente”, pretexto con el cual lanzó una descomunal ofensiva militar en la que participaron 16.000 soldados del ejército que contó con el asesoramiento de oficiales gringos, así como con el apoyo logístico del gobierno de EEUU. La prensa, los partidos tradicionales, los latifundistas y terratenientes dieron el beneplácito para el desarrollo de esta acción concebida dentro de los marcos del Plan LASSO (Latin American Security Operation) del imperialismo yanqui para América Latina.

Pese a la magnitud de dicha operación desatada contra 46 hombres y dos mujeres comandados por Manuel Marulanda Vélez (Pedro Antonio Marín-Tirofijo), el ejército no logró sus objetivos de asesinar a los rebeldes y detener la lucha revolucionaria. Este es otro ejemplo de la intervención del imperialismo yanqui en Colombia.

Historia breve del FARC

Fue el 27 de mayo de 1964 que se constituyeron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), con el objetivo de combatir a la oligarquía de ese país, a los grupos paramilitares y a los narcotraficantes, todos ellos aliados incondicionales de los EEUU.

El gobierno yanqui ha dado su respaldo total al narco-paramilitar Álvaro Uribe. Tras la masacre W. Bush expresó “su completo apoyo a su aliado democrático”, para inmediatamente hacer un llamado a los congresistas norteamericanos para que “aprueben el Tratado de libre comercio con Colombia como signo de respaldo al gobierno de ese país.” Siguiendo el guión diseñado por su amo imperial, Uribe, con el propósito de justificar sus crímenes ante la comunidad internacional, ha lanzado un sinnúmero de acusaciones maliciosas contra los gobiernos de Ecuador y Venezuela a quienes ha pretendido involucrar directamente con las FARC-EP. Uribe ha demostrado ante el mundo ser un mentiroso contumaz y un lacayo de los gringos. Cuenta para ello con el respaldo de la corrupta prensa colombiana, principalmente del diario El Tiempo que se ha convertido en el arma goebbeliana del gobierno colombiano para distorsionar y tergiversar la realidad de los hechos acontecidos. El Tiempo publicó sin ningún reparo de carácter ético, inmediatamente después de la masacre perpetrada, las fotos del cadáver del Comandante Raúl Reyes. Asimismo, el general Óscar Naranjo, Jefe de la Policía de Colombia, hizo públicos unos supuestos documentos secretos que estarían en poder del líder de las FARC con los cuales se probarían, según ha dicho el gobierno uribista, los vínculos de Correa y Chávez con la organización revolucionaria colombiana.

También el Washington Post ha tomado parte en esta campaña llevada a cabo por falsimedia. Dice el Post:”En otras palabras, Chávez y Correa estaban apoyando a un grupo con claro récord de terrorismo y narcotráfico y contra el gobierno democrático de su vecino. No extraña que Uribe haya ordenado la incursión pues sus vecinos están otorgando santuario a los terroristas”. Una vez más la prensa gringa no disimula su subordinación a la política estadounidense.

Detrás de esto está la mano del imperialismo yanqui y sus agencias de inteligencia.Estados Unidos pretende crear a nivel internacional una imagen negativa de Correa y Chávez, lo que tiene a su vez como objetivo lograr la desestabilización de ambos gobiernos al acusarles de que mantienen relaciones con el terrorismo.

De igual manera la administración estadounidense busca que entre Colombia y Venezuela se produzca un enfrentamiento armado para así justificar la intervención militar de sus tropas e invadir la Patria de Bolívar.Uribe ha declarado con la prepotencia y el cinismo que lo caracteriza:“Nosotros no somos guerreristas, pero no somos débiles. Nosotros no podemos permitir que estén terroristas refugiados en otro país, causando el derramamiento de sangre de nuestros compatriotas.Nosotros no podemos aceptar que se viole, en perjuicio de nuestros compatriotas, las resoluciones de Naciones Unidas, que prohíben y castigan el albergue de terroristas. Por eso la decisión de Colombia siempre ha sido, bajo mi Gobierno, sacarlos donde estén. ”Parecería que se escucha a Bush que tras los autoatentados perpetrados el 11 de septiembre de 2001 en EEUU señaló como su objetivo principal la lucha contra lo que el gobierno norteamericano considera terrorismo, para lo cual se arrogó el derecho a intervenir militarmente en “cualquier oscuro rincón del mundo”, sin importarle la soberanía de los países acusados de dar albergue o de ser refugio de terroristas.

A Uribe tampoco parece importarle para nada los límites territoriales establecidos con los países fronterizos con tal de perpetrar sus crímenes contra los revolucionarios colombianos.El Estado terrorista colombiano ha actuado en forma similar a como el sionismo israelí lo hace con el pueblo palestino y sus líderes revolucionarios, a quienes con bombardeos selectivos y disparo de mísiles ha asesinado.Está claro que el imperialismo yanqui, la oligarquía colombiana y el narco-paramilitar de Uribe no quieren que se concrete un mínimo acuerdo político que permita el cese definitivo de las acciones militares y el tan ansiado intercambio de prisioneros.

Expertos en la mentira pretenden presentarse como defensores de la democracia, de los derechos humanos, de la paz. Pero lo único que ellos desean imponer a los pueblos que luchan por construir una sociedad diferente a la odiosa sociedad capitalista es la paz de los cementerios.

Las FARC-EP deben estar atentas a la táctica y estrategia desarrolladas por el enemigo en estos últimos años. Es necesario que se tomen las medidas necesarias para evitar golpes certeros por parte del enemigo. La capacidad político-militar de las FARC-EP ha sido demostrada a lo largo de estos cincuenta años en los que el ejército colombiano realmente no ha podido adjudicarse grandes victorias, pese a todos los recursos con los que cuenta. Sin embargo, no se puede minimizar la capacidad de las fuerzas contrarias que, además, a diferencia de los revolucionarios, carecen de una formación ética humanista para el combate, lo cual les ha llevado a cometer los peores crímenes contra el pueblo con tal de mantener sus privilegios y los de la clase a la que sirven.

El mensaje del Che a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental tiene una vigencia enorme. El Che señaló:

“Debemos realizar una tarea de tipo general que tenga como finalidad táctica sacar al enemigo de su ambiente obligándolo a luchar en lugares donde sus hábitos de vida choquen con la realidad imperante. No se debe despreciar al adversario; el soldado norteamericano tiene capacidad técnica y está respaldado por medios de tal magnitud que lo hacen temible (…) Solamente podremos triunfar sobre ese ejército en la medida en que logremos minar su moral. Y ésta se mina inflingiéndole derrotas y ocasionándole sufrimientos repetidos.”

Más adelante indica con frontalidad que los pueblos que emprendan la lucha por su liberación deben profesar un odio profundo contra sus explotadores:

“El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal. Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión; hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de sus cuarteles, y aún dentro de los mismos: atacarlo donde quiera que se encuentre; hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite. Entonces su moral irá decayendo.”

El Che hace un llamado a los pueblos para que practiquen el internacionalismo revolucionario:

“Y que se desarrolle un verdadero internacionalismo proletario; con ejércitos proletarios internacionales, donde la bandera bajo la que se luche sea la causa sagrada de la redención de la humanidad, de tal modo que morir bajo las enseñas de Vietnam, de Venezuela, de Guatemala, de Laos, de Guinea, de Colombia, de Bolivia, de Brasil, para citar sólo los escenarios actuales de la lucha armada, sea igualmente gloriosa y apetecible para un americano, un asiático, un africano y, aún, un europeo.”

Sólo a través de la unidad de todos los revolucionarios podremos lograr la victoria sobre nuestros enemigos.  Por eso, sin temor, debemos expresar nuestro respaldo a todas las organizaciones revolucionarias que, levantadas en armas o no, luchan contra el imperialismo yanqui y europeo, así como contra las burguesías criollas y la oligarquía a nivel mundial.

*El ecuatoriano Dax Toscano Segovia es comunicador social y educador universitario.

Este importante artículo acaba de aparecer en nuestra publicación hermana inSurGente.org, editada en España, y a la cual les instamos a visitarla. Gracias compañeros españoles!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categories

From Punto Press


PuntoPress_DisplayAd_REV

StatCounter

wordpress stats